23 mayo 2014

Etiquetas:

INDIE REVIEW - DE ARRIBA, UN RAYO: Glitchhikers (Silverstring Media)

COMPARTIR


Glitchhikers (Silverstring Media)

La carretera nocturna puede parecer para muchos una cosa intimidante. Autos sin luces, peatones que aparecen y desaparecen, señales de advertencia sospechosamente ausentes. Luego de realizar el mismo recorrido varias veces por semana, las curvas se vuelven familiares. El trayecto se convierte en un ritual, y la mente entra en un estado de trance. La carretera da una sensación tangible de distancia en un mundo globalizado e inmediato. Glitchhikers busca replicar esa experiencia.

En cuanto a gameplay es muy similar a Electric Tortoise, juego del que hablábamos hace algunas semanas. Elegir diálogo es lo única decisión que se nos pide que tomemos. El manejo del auto se limita exclusivamente a cambiar de carril, subir o bajar de velocidad y girar la cabeza para mirar el paisaje. El instinto gamer me lleva inmediatamente a intentar alcanzar los autos que van delante, o ver si es posible salirme de la ruta, pero el juego no lo permite. Glitchhikers no es un juego de carreras. Es algo para ver, escuchar y conversar, y su tactilidad busca solamente replicar la sensación de manejo de una noche normal y sin sobresaltos.


Y hay mucho para ver. A veces. Como dije, es una fiel representación de una carretera. Hay trechos de campo y nada más, que parecen extenderse hasta el aburrimiento, y hay segmentos que bordean precipicios, permitiéndonos una mirada fugaz a un valle o una ciudad intensamente iluminada.

Hay mucho para escuchar, también. Ningún viaje por la soledad de la noche está completo sin el acompañamiento de la radio. Un DJ que parece estar hablándonos directamente pasa canciones que parecen sacadas de la banda sonora de alguna película que no vi, dándole una atmósfera muy David Lynch.


Por último, Glitchhikers tiene conversaciones. Existe una conversación (unidireccional) entre el jugador y el DJ, y entre la música y el paisaje. También hay conversaciones con los personajes del juego, que se encuentran haciendo dedo, sobre temas que no surgen en otros momentos de nuestras vidas. Cosas que se hablan sólo a la medianoche, y con desconocidos. Pero por sobre todo, la conversación que buscan los creadores es una del jugador consigo mismo. Ahí está el valor de las elecciones de diálogo. Pero, continuando con la comparación con Electric Tortoise, esta conversación no es sobre moral y la forma en que nos relacionamos con otros, sino de la forma en que nos relacionamos con lo que hay adentro nuestro.


La próxima vez que alguien me pregunte cómo es posible tener espiritualidad sin religión, creo que la explicación más corta va a ser apuntar en dirección a Glitchhikers.


Glitchhikers se encuentra para descargar aquí 

Y es obligatorio jugarlo de noche.

De arriba, un rayo
Una columna semanal de juegos indie. Todos gratis, porque mientras sea de arriba, hasta un rayo viene bien.

Por Gonzalo Salinas @salsaman1991