21 octubre 2014

Etiquetas:

Creador de 'Hatred' defiende su juego por las críticas recibidas

COMPARTIR

Hatred es el juego que se esta hablando en todos lados dado su alto contenido de violencia, obviamente muchos puristas comenzaron atacar a sus creadores, por lo que Jaroslaw Zielinski, CEO del juego, no ha tardado en saltar a defender su creación.


Jaroslaw Zielinski dijo lo siguiente

"Desde un punto de vista simple, sí, es un juego sobre matar gente, pero lo más importante es que somos honestos en lo que proponemos. Nuestro juego no pretende ser más de lo que realmente es, no intentamos indagar en ninguna falsa filosofía. De hecho, si miras más allá, hay muchos videojuegos que te ofrecen la posibilidad de hacer lo que nosotros estamos proponiendo, con la diferencia de que nosotros nos centramos en ello. Además recordad que no somos los primeros: esto lo empezó 'Postal', y sigue siendo el rey". 

Por otra parte Zielinski no se sorprende en absoluto de las reacciones que ha suscitado 'Hatred', como no podía ser de otra manera...

"Es exáctamente lo que esperábamos desde el principio. Lo que sí me sorprende es el feedback positivo que estamos recibiendo. Mi buzón está repleto de e-mails de gente mostrándonos su apoyo, a los que tengo que decir que no nos vamos a rendir, vamos a seguir adelante con nuestra idea inicial y mantenerlo de la misma manera. Pero el tiempo pasa, y después de este primer shock de controversia, hay gente que sabemos que se olvidará de 'Hatred'". 

Un punto importante de todo lo hablado por Zielinski es acerca de lo políticamente correcto. Para él, hay un punto de hipocresía en la industria: 

"No puedes decir que estás trabajando en un juego que simplemente consiste en matar gente, no sin exponerte a reacciones negativas o críticas. Todos conocemos todas esas historias hablando del mal que causan los videojuegos, incluso acusándolos de asesinatos en masa, y... ¿acaso hay que darles crédito por ello? Yo he crecido jugando a todo tipo de juegos, más o menos violentos, y soy un tipo normal. Lo que quiero decir es que los videojuegos están perdiendo ese punto de medio rebelde, intentando encajar en esta cultura pop simpática y agradable".

Fuente: Kotaku